Encuentra tu primer trabajo

La experiencia en el ámbito laboral lo es todo. Te ayuda a ser más eficaz cuando buscas un nuevo trabajo, preparar o actualizar tu currículum y hacerlo más persuasivo y también contribuye a ser más resolutivo en algunas preguntas incómodas en las entrevistas de trabajo.

Sin embargo, cuando te enfrentas al mundo laboral por primera vez y careces de esta experiencia la cosa se complica. Pero no te preocupes, a continuación te daremos algunos consejos que te serán de utilidad para encontrar tu primer empleo:

1. Responde a una pregunta: ¿qué buscas en tu primer trabajo?

Determina de antemano si lo que buscas es un trabajo temporal para pagarte los estudios, tus caprichos, vivir de forma más desahogada o conseguir independizarte.

Si por el contrario, ya has concluido tus estudios y deseas comenzar tu vida profesional desarrollando una profesión para la que llevas años preparándote, la cosa cambia mucho. Para esta opción debes maximizar tus opciones de éxito. Te mostraremos recursos a continuación.

2. Prepara un currículum irrechazable

No te preocupes por tu falta de experiencia, eres un principiante y las empresas a las que aspiras acceder lo saben; tus entrevistadores también lo saben. Por lo tanto, no trates de ampliar tu currículum de forma exagerada y mucho menos con información falsa.

Te mostraremos en otro artículo, paso a paso, la mejor manera de preparar tu primer currículum. Pero mientras tanto, intenta plasmar aquello que te hace diferente, por ejemplo:

¿Practicas algún deporte? quizá seas bueno trabajando en equipo.
Si las artes marciales son tu pasión. Esto demuestra perseverancia y la capacidad de alcanzar objetivos a largo plazo.
¿Te gustan las manualidades?. El foco, la concentración y la creatividad son valores que podrías utilizar en tu currículum.
Si te apasionan la tecnología y los gadgets, serás una persona curiosa y probablemente resolutiva, capaz de adaptar nuevas tecnologías a tu vida y por supuesto, a tu trabajo.

Seguro que vas pillando la idea: intenta utilizar tus intereses y tus aficiones para demostrar valores y aptitudes que buscan las empresas.

Introduce también proyectos e iniciativas que demuestren tus habilidades personales:

¿Montaste un grupo de intercambio de cromos en tu cole? ¡Sin duda llevas un emprendedor en tu interior! Tienes la capacidad de detectar carencias y aportar soluciones.
¿Participabas en la radio de tu barrio? Eres una persona sociable, con capacidades comunicativas y complaciente.
¿Tocabas en una banda de música? La determinación es tu activo, tienes la capacidad de llevar un proyecto desde la idea hasta su consecución en un grupo de trabajo.
¿Colaborabas en una ONG o voluntariado? No cabe duda que eres una persona empática.

¿Ves? En este caso, se trata de buscar en tu pasado aquellas iniciativas que puedan aportar valor a tu vida laboral.

3. Un último consejo

La sinceridad, el entusiasmo y la inquietud por aprender son, probablemente, los valores que la mayoría de las compañías buscan en sus aspirantes más jóvenes. Cuando se conjugan estos tres ingredientes se pueden pasar por encima ciertas carencias académicas.

Así que ya sabes lo importante que son tus habilidades personales, ¡añádelas a tu currículum!

Y de momento es todo

¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tu correo electrónico no será usado para el envío de ninguna clase de spam

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.